Curso, historia natural y pronóstico

Presentation

Curso, historia natural y pronóstico

1 / 34

Curso, historia natural y pronóstico

Index
  1. Curso, historia natural y pronóstico
  2. El curso de la enfermedad de Parkinson
  3. La trayectoria de la enfermedad de Parkinson
  4. Síntomas clínicos y evolución temporal de la progresión de la enfermedad de Parkinson
  5. Umbrales para la aparición de síntomas de la enfermedad de Parkinson
  6. Beneficios terapéuticos de modificar el curso de la enfermedad
  7. Cambio en la respuesta a levodopa a lo largo del tiempo: “deterioro de fin de dosis”
  8. Definiciones de los términos utilizados en la enfermedad de Parkinson
  9. Discinesias inducidas por fármacos en la enfermedad de Parkinson
  10. Relación entre la administración de levodopa y las fluctuaciones motoras
  11. Enfermedad de Parkinson prodrómica
  12. Criterios de investigación de MDS para la enfermedad de Parkinson prodrómica
  13. Distribución de la patología de α-sinucleína en la enfermedad de Parkinson
  14. El sistema gastrointestinal y la enfermedad de Parkinson
  15. Las etapas de la enfermedad de Parkinson
  16. Los síntomas motores pueden definir tres etapas de la enfermedad de Parkinson
  17. Enfermedad de Parkinson en etapa temprana
  18. Enfermedad de Parkinson en etapa media
  19. Enfermedad de Parkinson en etapa tardía
  20. Identificación de biomarcadores de progresión de la enfermedad de Parkinson mediante cohortes observacionales
  21. Cohortes observacionales de progresión de la enfermedad de Parkinson
  22. Estudio de envejecimiento de la Clínica Mayo en Olmsted (MCSA)
  23. ProbAND – Seguimiento del Parkinson
  24. Centro de Enfermedad de Parkinson de Oxford (OPDC)
  25. ¿Qué es la Iniciativa de Marcadores de Progresión de Parkinson (PPMI)?
  26. Inscripción de pacientes en el ensayo PPMI
  27. Resultados preliminares del estudio PPMI
  28. Pronóstico de la enfermedad de Parkinson
  29. Pronóstico de la enfermedad de Parkinson
  30. Pronóstico a largo plazo: Estudio multicéntrico de Sídney
  31. Influencia de las comorbilidades en el pronóstico de la enfermedad de Parkinson
  32. Deterioro cognitivo y demencia en la enfermedad de Parkinson
  33. Estadio de Braak y estado cognitivo de pacientes con enfermedad de Parkinson
  34. Enfoque clínico durante la enfermedad de Parkinson en etapa tardía
1 / 8
Curso, historia natural y pronóstico
1 / 8
El curso de la enfermedad de Parkinson
1 / 8
La trayectoria de la enfermedad de Parkinson
Información
Referencias

Los efectos clínicos de la enfermedad de Parkinson (EP) son visualmente evidentes, pero todavía no se conoce completamente la patología subyacente de la EP.[McCann et al., 2016] Se cree que la patología de la EP se propaga de región cerebral a región cerebral través de múltiples relevos de larga distancia durante largos periodos de tiempo.[McCann et al., 2016] Para propagarse de esta manera, entre las regiones cerebrales, la patología debe transferirse de célula a célula; la transferencia desencadena una serie de cambios intracelulares que progresan dentro de las células afectadas dando lugar a la muerte celular.[McCann et al., 2016] Hay varios mecanismos implicados en la patología celular de la EP, incluidas la disfunción mitocondrial y las alteraciones en la autofagia.[McCann et al., 2016]

McCann H, Cartwright H, Halliday GM. Neuropathology of α-synuclein propagation and Braak hypothesis. Mov Disord 2016; 31 (2): 152–160.

1 / 8
Síntomas clínicos y evolución temporal de la progresión de la enfermedad de Parkinson
Información
Referencias

La progresión de la EP es generalmente lenta, y tiene lugar durante años (a menudo muchos años).[Kalia y Lang, 2015] Aunque el diagnóstico tiende a producirse con la aparición de los síntomas motores, estos pueden estar precedidos de una larga fase prodrómica de 15 años o más.[Goldman y Postuma, 2014] Esta fase prodrómica se caracteriza normalmente por una gama de síntomas no motores, incluidos trastornos del sueño, depresión y estreñimiento.[Goldman y Postuma, 2014] Uno de los síntomas más frecuentes es el “trastorno del comportamiento del sueño REM”, en el que las personas afectadas pueden llegar a estar físicamente, incluso violentamente activas durante la fase de sueño REM (movimiento rápido de los ojos).[Goldman & Postuma, 2014; Kalia & Lang, 2015] 

Tras el diagnóstico clínico se desarrollan más síntomas no motores adicionales y, a medida que la enfermedad progresa, estos causan una discapacidad cada vez mayor.[Sung y Nicholas, 2013] Algunos síntomas, como la inestabilidad postural, la disfagia y la demencia, tienden a producirse en la enfermedad más avanzada.[Kalia y Lang, 2015]

Después de varios años de tratamiento con levodopa, pueden comenzar a aparecer complicaciones.[Kalia y Lang, 2015] Estas pueden incluir “fluctuaciones”, cuando los pacientes alternan entre períodos de buen control de los síntomas (periodos ON) y mal control de los síntomas (periodos OFF).[Kalia y Lang, 2015] La aparición de estas complicaciones de la respuesta relacionadas con dopa sigue siendo una limitación importante de la levodopa como terapia sustitutiva de dopamina.[Kalia y Lang, 2015]
 

Kalia LV, Lang AE. Parkinson’s disease. Lancet 2015; 386 (9996): 896–912.

Goldman JG, Postuma R. Premotor and non-motor features of Parkinson’s disease. Curr Opin Neurol 2014; 27 (4): 434–441.

Sung VW, Nicholas AP. Nonmotor symptoms in Parkinson’s disease: expanding the view of Parkinson’s disease beyond a pure motor, pure dopaminergic problem. Neurol Clin 2013; 31 (3 Suppl): S1–16.

Otras referencias utilizadas en la diapositiva
Poewe W, Seppi K, Tanner CM, et al. Parkinson disease. Nat Rev Dis Primers 2017; 3: 17013.

Kulisevsky J, Luquin MR, Arbelo JM, et al. Advanced Parkinson’s disease: clinical characteristics and treatment (part 1). Neurologia 2013; 28 (8): 503–521. 

1 / 8
Umbrales para la aparición de síntomas de la enfermedad de Parkinson
Información
Referencias

Las regiones del cerebro que son especialmente vulnerables a la patología de Lewy y a la degeneración durante la fase más temprana de la EP incluyen el bulbo olfativo, un componente fundamental del sentido del olfato; el locus cerúleo, que produce noradrenalina y regula los ciclos de sueño/vigilia; y el núcleo motor dorsal del nervio vago, que participa en la regulación de la función gastrointestinal.[Dalvi, 2013; Morahed et al., 2003] La afectación temprana de estas regiones cerebrales podría explicar varios de los síntomas no motores de la EP que se producen durante los estadios 1 y 2 de los seis estadios propuestos por Braak y sus colaboradores (como se muestra en la diapositiva).[Braak et al., 2004; Dalvi, 2013]

Durante el estadio 1 de la EP, muchas personas experimentan pérdida de olfato (hiposmia) y/o padecen estreñimiento.[Dalvi, 2013] Además, el sueño puede volverse desordenado o alterado, acompañado de gritos, puñetazos o patadas durante el sueño REM.[Dalvi, 2013; Baumann, 2014] Sin embargo, algunas de estas características, como el estreñimiento, pueden no ser muy específicas, ya que también pueden ocurrir en muchas personas mayores, que por lo demás están sanas.[Braak et al., 2004]

Los estadios 3 y 4 marcan la transición del estadio prodrómico a la EP clínicamente manifiesta, ya que la enfermedad se propaga desde el tronco encefálico hasta el mesencéfalo y el prosencéfalo.[Braak et al., 2004] Los síntomas clásicos de EP (bradicinesia, temblor y rigidez muscular) comienzan a aparecer al perder la sustancia negra su capacidad para producir dopamina, y verse superados los mecanismos compensatorios intrínsecos.[Hawkes et al., 2010; Schapira & Obeso, 2006] Por lo general, el diagnóstico se produce en torno a este punto.[Braak et al., 2004] De forma gradual, los síntomas clínicos iniciales empeoran mientras que los nuevos comienzan a aparecer.[Hawkes et al., 2010] Los temblores en reposo pueden comenzar a afectar a ambos lados del cuerpo, en lugar de a uno solo uno, y cada vez es más difícil mantener el equilibrio normal.[Hawkes et al., 2010]

Baumann C. Sleep-wake disorders in Parkinson’s disease. In: Wolters E, Baumann C (eds). Parkinson Disease and Other Movement Disorders. VU University Press, 2014.

Braak H, Ghebremedhin E, Rüb U, et al. Stages in the development of Parkinson’s disease-related pathology. Cell Tissue Res 2004; 318 (1): 121–134.

Dalvi A. Premotor symptoms. In: Pahwa R, Lyons KE (eds). Handbook of Parkinson’s Disease, 5th edition. Boca Raton: CRC Press, 2013. 

Hawkes CH, Del Tredici K, Braak H. A timeline for Parkinson’s disease. Parkinsonism Relat Disord 2010; 16 (2): 79–84.

Morahed P, Mitra MT, Chaudhuri KR. Sleep dysfunction. In: Pahwa R, Lyons KE (eds). Handbook of Parkinson’s Disease, 5th Edition. Boca Raton: CRC Press, 2013.

Schapira AH, Obeso J. Timing of treatment initiation in Parkinson’s disease: a need for reappraisal? Ann Neurol 2006; 59 (3): 559–562.

1 / 8
Beneficios terapéuticos de modificar el curso de la enfermedad
Información
Referencias

Aunque ha habido avances importantes en el manejo y la reducción de los síntomas relacionados con la EP, todavía no existe una forma eficaz de prevenir o ralentizar la neurodegeneración subyacente.[Athauda y Foltynie, 2015; Ferreira et al., 2013] A medida que la enfermedad se vuelve más extensa durante sus etapas avanzadas, la capacidad de los fármacos y de otras estrategias de afrontamiento para compensar la mayor la pérdida de función neurológica se reduce gravemente.[Athauda y Foltynie, 2015] Las respuestas cada vez peores al tratamiento provocan un empeoramiento de la calidad de vida del paciente y un mayor riesgo de morbilidad y mortalidad relacionadas con la EP.[Kulisevsky et al., 2013]

Muchos fármacos han resultado prometedores durante los estudios preclínicos como potencialmente protectores o restauradores de la función neurológica en la EP, pero han fracasado durante las etapas finales de los ensayos clínicos.[Athauda y Foltynie, 2015] Otros fármacos están en desarrollo, pero hasta ahora, la eficacia de las nuevas intervenciones farmacológicas en la EP está resultando difícil de predecir.[Athauda y Foltynie, 2015] Los posibles motivos de estos fracasos a la hora de detectar beneficios clínicos en los nuevos tratamientos incluyen la falta de buenos biomarcadores del estado de la enfermedad, la falta de biomarcadores diagnósticos para la EP en general y el uso de escalas de valoración clínica que pueden carecer de sensibilidad para detectar cambios dentro del plazo de un ensayo clínico.[Lim y Tan, 2018; Schapira, 2013] 

Athauda D, Foltynie T. The ongoing pursuit of neuroprotective therapies in Parkinson disease. Nat Rev Neurol 2015; 11 (1): 25–40.

Ferreira JJ, Katzenschlager R, Bloem BR. Summary of the recommendations of the EFNS/MDS-ES review on therapeutic management of Parkinson’s disease. Eur J Neurol 2013; 20 (1): 5–15.

Kulisevsky J, Luquin MR, Arbelo JM, et al. Advanced Parkinson’s disease: clinical characteristics and treatment. Part II. Neurologia 2013; 28 (9): 558–583.

Lim SY, Tan AH. Historical perspective: the pros and cons of conventional outcome measures in Parkinson’s disease. Parkinsonism Relat Disord 2018; 46 (Suppl 1): S47–S52.

Otras referencias utilizadas en la diapositiva
Schapira AHV. Recent developments in biomarkers in Parkinson disease. Curr Opin Neurol 2013; 26: 395–400.

Schapira AH, Bezard E, Brotchie J, et al. Novel pharmacological targets for the treatment of Parkinson’s disease. Nat Rev Drug Discov 2006; 5 (10): 845–854.

1 / 8
Cambio en la respuesta a levodopa a lo largo del tiempo: “deterioro de fin de dosis”
Información
Referencias

La levodopa es el principal tratamiento sintomático para la EP y proporciona un beneficio a prácticamente todos los pacientes.[Obeso et al., 2000] Durante el periodo denominado “luna de miel”, los efectos de levodopa tienden a ser duraderos y los efectos secundarios son tolerables.[Obeso et al., 2000] Sin embargo, más allá de este periodo de “luna de miel”, los pacientes pueden tener dificultades para mantener un buen control de los síntomas al hacerse cada vez más corta la duración de la respuesta al tratamiento con levodopa.[Obeso et al., 2000] Este problema se conoce como “deterioro de fin de dosis” ("wearing-off").

El “deterioro de fin de dosis” es una recurrencia predecible de los síntomas de EP que precede a una dosis programada de levodopa y que normalmente mejora con la medicación.[Bhidayasiri et al., 2015] Por el contrario, las fluctuaciones menos predecibles, que se denominan a veces "yo-yoing", se asocian a etapas más avanzadas de la EP.[Thanvi y Lo, 2004] 

Bhidayasiri R, Hattori N, Jeon B, et al. Asian perspectives on the recognition and management of levodopa ‘wearing-off’ in Parkinson’s disease. Expert Rev Neurother 2015; 15 (11): 1285–1297.

Obeso JA, Rodriguez-Oroz MC, Chana P. The evolution and origin of motor complications in Parkinson’s disease. Neurology 2000; 55 (11 Suppl 4): S13–S20.

Thanvi BR, Lo TC. Long term motor complications of levodopa: clinical features, mechanisms, and management strategies. Postgrad Med J 2004; 80 (946): 452–458.

Otras referencias utilizadas en la diapositiva
Schapira AH, Emre M, Jenner P, Poewe W. Levodopa in the treatment of Parkinson’s disease. Eur J Neurol 2009; 16 (9): 982–989.

1 / 8
Definiciones de los términos utilizados en la enfermedad de Parkinson
Información
Referencias

La diapositiva incluye algunas definiciones básicas de los términos utilizados para describir el curso de la EP.

Hametner E, Seppi K, Poewe W. The clinical spectrum of levodopa-induced motor complications. J Neurol 2010; 257 (Suppl 2): S268–275.

Kalia LV, Lang AE. Parkinson’s disease. Lancet 2015; 386 (9996): 896–912.

Parkinson Study Group. A randomized placebo-controlled trial of rasagiline in levodopa-treated patients with Parkinson disease and motor fluctuations: the PRESTO study. Arch Neurol 2005; 62 (2): 241–248.

Stacy M, Bowron A, Guttman M, et al. Identification of motor and nonmotor wearing-off in Parkinson’s disease: comparison of a patient questionnaire versus a clinician assessment. Mov Disord 2005; 20 (6): 726–733.

Stacy M, Hauser R. Development of a patient questionnaire to facilitate recognition of motor and non-motor wearing-off in Parkinson’s disease. J Neural Transm (Vienna) 2007; 114 (2): 211–217.
 

1 / 8
Discinesias inducidas por fármacos en la enfermedad de Parkinson
Información
Referencias

Las discinesias inducidas por levodopa abarcan un amplio espectro clínico de tipos diferentes de movimientos involuntarios, que incluyen corea que afecta a extremidades, tronco y cabeza, movimientos distónicos lentos, posturas distónicas fijas o (más raramente) mioclonía o balismo.[Hametner et al., 2010; Thanvi et al., 2007] Las discinesias inducidas por levodopa pueden clasificarse ampliamente en tres categorías principales:[Hametner et al., 2010] 

  • Discinesias ON, que aparecen cuando la capacidad motora es mayor
  • discinesias bifásicas, que anuncian el inicio y el fin del periodo ON
  • Discinesias OFF, normalmente con elementos distónicos.

Hametner E, Seppi K, Poewe W. The clinical spectrum of levodopa-induced motor complications. J Neurol 2010; 257 (Suppl 2): S268–275. 

Thanvi B, Lo N, Robinson T. Levodopa‐induced dyskinesia in Parkinson’s disease: clinical features, pathogenesis, prevention and treatment. Postgrad Med J 2007; 83 (980): 384–388.

1 / 8
Relación entre la administración de levodopa y las fluctuaciones motoras
Información
Referencias

Al aumentar el grado de neurodegeneración de la sustancia negra, la capacidad de esta de producir dopamina disminuye hasta el punto en que los pacientes requieren dosis mayores de levodopa para mantener una función normal.[Jenner, 2013] 

Las complicaciones motoras, como la discinesia y las fluctuaciones motoras, pueden empeorar enormemente la calidad de vida durante la EP de media a tardía.[Chapuis et al., 2005] Una de las prioridades clave del manejo de la EP durante este tiempo es optimizar la administración de medicación dopaminérgica, minimizando el tiempo que se pasa en estados “OFF” (p. ej., acinesia) o experimentando discinesias.[Connolly & Lang, 2014] 

Puesto que un paciente puede carecer de la capacidad de almacenar dopamina durante la EP más avanzada, el mantenimiento de los niveles de dopamina requiere dosis múltiples de medicación dopaminérgica cada día, normalmente por vía oral, lo que da como resultado una forma de tratamiento oscilante y pulsátil (en lugar de un “goteo” más constante).[Chapuis et al., 2005] Este patrón de administración aumenta la probabilidad de discinesias de dosis máxima, que se producen cuando los niveles de levodopa son elevados, y de estados “OFF”, que se producen cuando los niveles de levodopa son bajos.[Chapuis et al., 2005] Los estados “OFF” pueden ser especialmente graves durante la noche y la primera hora de la mañana (ver diapositiva).[Chapuis et al., 2005]
 

Chapuis S, Ouchchane L, Metz O, et al. Impact of the motor complications of Parkinson’s disease on the quality of life. Mov Disord 2005; 20 (2): 224–230.

Connolly BS, Lang AE. Pharmacological treatment of Parkinson disease: a review. JAMA 2014; 311 (16): 1670–1683.

Jenner P. Wearing off, dyskinesia, and the use of continuous drug delivery in Parkinson’s disease. Neurol Clin 2013; 31 (3 Suppl): S17–S35.

Otras referencias utilizadas en la diapositiva
Stacy M. Medical treatment of Parkinson disease. Neurol Clin 2009; 27 (3): 605–631.

1 / 8
Enfermedad de Parkinson prodrómica
1 / 8
Criterios de investigación de MDS para la enfermedad de Parkinson prodrómica
Información
Referencias

Los criterios de investigación de la Sociedad de trastornos del movimiento (Movement Disorder Society, MDS) para la identificación de EP prodrómica se diseñaron únicamente para fines de investigación puesto que, al menos por ahora, la falta de tratamientos eficaces capaces de detener la progresión de la EP prodrómica hace que su uso clínico no se justifique.[Berg et al., 2015] Las consideraciones éticas pueden impedir la divulgación de un diagnóstico potencialmente angustioso en un contexto no clínico, especialmente si el participante en la investigación todavía no ha solicitado tratamiento médico para sus síntomas, si los hay.[Berg et al., 2015]

Cuando se utilizan correctamente, los criterios de MDS tienen al menos un 80 % de precisión en el diagnóstico de la EP prodrómica.[Berg et al., 2015] Se calcula una puntuación total, que combina los antecedentes de riesgo, incluidos las exposiciones al medio ambiente y los rasgos genéticos, y los resultados de los marcadores diagnósticos, como los síntomas clínicos (estreñimiento, trastorno del sueño, alteración del sentido del olfato, etc.) y los biomarcadores.[Berg et al., 2015]

Berg D, Postuma RB, Adler CH, et al. MDS research criteria for prodromal Parkinson’s disease. Mov Disord 2015; 30 (12): 1600–1611.

1 / 8
Distribución de la patología de α-sinucleína en la enfermedad de Parkinson
Información
Referencias

La patología de Lewy y las proteínas agregadas de α-sinucleína asociadas a la EP no se limitan al sistema nervioso central (SNC); también pueden hallarse en el sistema nervioso periférico en diversos lugares del cuerpo, como la piel, el tubo gastrointestinal y las glándulas salivales.[Tolosa y Vilas, 2015] La causa de estos depósitos de α-sinucleína aún se desconoce, al igual que el grado en que reflejan daños o pérdida de función en estas áreas.[Fasano et al., 2015; Tolosa y Vilas, 2015]

El descubrimiento relativamente reciente de la patología de α-sinucleína periférica podría tener consecuencias profundas en el desarrollo de un biomarcador útil de la EP, que podría medirse durante las etapas preclínicas o prodrómicas de la enfermedad.[Tolosa y Vilas, 2015] Es más fácil obtener una muestra de α-sinucleína periférica (es decir, la que se encuentra fuera del SNC, en una biopsia de piel o intestino) que de tejido cerebral.[Tolosa y Vilas, 2015] Si es viable, este biomarcador no solo podría detectar la EP precoz, sino que también podría utilizarse para distinguir la enfermedad de formas similares de parkinsonismo, como la atrofia multisistémica.[Tolosa y Vilas, 2015; Wood, 2016] Sin embargo, en estos momentos, los investigadores todavía tienen que ponerse de acuerdo en un procedimiento de biopsia que ofrezca el diagnóstico más fiable.[Tolosa y Vilas, 2015] 

Fasano A, Visanji NP, Liu LW, et al. Gastrointestinal dysfunction in Parkinson’s disease. Lancet Neurol 2015; 14 (6): 625–639. 

Tolosa E, Vilas D. Peripheral synuclein tissue markers: a step closer to Parkinson’s disease diagnosis. Brain 2015; 138 (8): 2120–2122.

Wood H. Parkinson disease: peripheral α-synuclein deposits – prodromal markers for Parkinson disease? Nat Rev Neurol 2016; 12 (5): 249.

1 / 8
El sistema gastrointestinal y la enfermedad de Parkinson
Información
Referencias

Las neuronas que se encuentran en el sistema nervioso entérico (SNE) requieren dopamina.[Rao y Gershon, 2016] Sin dopamina, estas neuronas no pueden controlar adecuadamente la motilidad gastrointestinal.[Rao y Gershon, 2016] Estudios en animales han sugerido que el SNE puede ser vulnerable a la degeneración durante la EP, y el hallazgo de patología de Lewy en muestras de biopsia intestinal tomadas de pacientes con EP respalda esta idea.[Rao y Gershon, 2016] Por lo tanto, puede ser útil medir los niveles de α-sinucleína en el intestino como método de diagnóstico potencial de la EP durante sus primeras etapas.[Rao y Gershon, 2016] 

Un biomarcador obtenido del intestino puede ser especialmente valioso si, como han sugerido algunos estudios, la EP se desarrolla primero en el SNE y a continuación se desplaza sube hasta el tronco encefálico a través de las fibras nerviosas.[Rao y Gershon, 2016] Los datos experimentales con roedores han demostrado recientemente (como prueba de concepto) que la aplicación de una toxina al sistema gastrointestinal puede provocar neurodegeneración en el sistema nervioso central, incluido el cerebro.[Rao y Gershon, 2016] Esta hipótesis “intestino-cerebro” se ve respaldada además por datos epidemiológicos que indican un menor riesgo de EP en personas que se habían sometido a vagotomía troncular, una operación que corta el nervio vago que conecta el SNE al cerebro.[Svensson et al., 2015]
 

Rao M, Gershon MD. The bowel and beyond: the enteric nervous system in neurological disorders. Nat Rev Gastroenterol Hepatol 2016; 13 (9): 517–528.

Svensson E, Horváth-Puhó E, Thomsen RW, et al. Vagotomy and subsequent risk of Parkinson’s disease. Ann Neurol 2015; 78 (4): 522–529. 

Otras referencias utilizadas en la diapositiva
Lema Tomé CM, Tyson T, Rey NL, et al. Inflammation and α-synuclein’s prion-like behavior in Parkinson’s disease – is there a link? Mol Neurobiol 2013; 47 (2): 561–574.

1 / 8
Las etapas de la enfermedad de Parkinson
1 / 8
Los síntomas motores pueden definir tres etapas de la enfermedad de Parkinson
Información
Referencias

Durante la fase temprana de la EP, los síntomas son de leves a moderados y pueden tratarse eficazmente con levodopa.[Reichman et al., 2015] Con el tiempo, este tratamiento puede ser más complicado ya que son necesarias dosis más altas de levodopa y con intervalos más cortos.[Jenner, 2015]
El punto medio del curso de la enfermedad se caracteriza por la aparición de fluctuaciones motoras provocadas por estados de “deterioro de fin de dosis” u “OFF”.[Jenner, 2015; Reichman et al., 2015] A partir de este punto, cada vez resulta más difícil que un paciente mantenga un nivel estable de movilidad similar al observado durante la EP temprana.[Jenner, 2015] 

Desafortunadamente, es difícil predecir qué pacientes van a desarrollar complicaciones motoras y fluctuaciones, aunque las evidencias sugieren que una edad más joven al inicio de la EP y una mayor exposición a levodopa podrían hacer que estas complicaciones fuesen más probables.[Kadastik-Eazos et al., 2017; Jenner, 2015] 
Durante las etapas posteriores de la EP, el manejo de los síntomas se vuelve más complicado por numerosos síntomas no motores, como demencia, que son gravemente problemáticos para el paciente, pero que responden solo parcialmente, si lo hacen, a la medicación dopaminérgica.[Jenner, 2015; Reichman et al., 2015]
 

Jenner P. Treatment of the later stages of Parkinson’s disease – pharmacological approaches now and in the future. Transl Neurodegener 2015; 4: 3.

Kadastik-Eerme L, Taba N, Asser T, Taba P. Factors associated with motor complications in Parkinson’s disease. Brain Behav 2017; 7 (10): e00837.

Reichman H, Barone P, Poewe W. Progression of Parkinson’s disease and unmet needs in mid- to late-stage patients. Eur Neurol Rev 2015; 10 (2): 182–188.

1 / 8
Enfermedad de Parkinson en etapa temprana
Información
Referencias

Durante la EP temprana, los pacientes pueden experimentar uno o más síntomas motores.[PDF, 2017] Algunos pacientes viven con síntomas leves durante muchos años, mientras que otros desarrollan EP moderada/avanzada más rápidamente.[PDF, 2017] Por lo tanto, es difícil determinar la duración exacta de la etapa “temprana/leve”.[PDF, 2017]

Es posible que no haga falta medicación, pero los pacientes que sí reciben tratamiento suelen responder bien al tratamiento adecuado.[PDF, 2017] Si el tratamiento dopaminérgico se inicia en esta etapa temprana, los pacientes experimentan un periodo durante el que sus síntomas se controlan de forma eficaz.[PDF, 2017] La duración de este periodo de “luna de miel” puede durar entre varios meses y varios años, dependiendo de la dosis total y la duración del tratamiento con levodopa y de factores personales, como la edad en la aparición de EP, el sexo y el peso corporal.[Jenner, 2015]

Jenner P. Treatment of the later stages of Parkinson’s disease – pharmacological approaches now and in the future. Transl Neurodegener 2015; 4: 3.

Parkinson’s Disease Foundation website. http://www.pdf.org/en/progression_parkinsons. Accessed February 2017.

Otras referencias utilizadas en la diapositiva
Goetz CG, Poewe W, Rascol O, et al. Movement Disorder Society Task Force report on the Hoehn and Yahr staging scale: status and recommendations. Mov Disord 2004; 19 (9): 1020–1028.

Hoehn MM, Yahr MD. Parkinsonism: onset, progression, and mortality. Neurology 1967; 17 (5): 427–442.

1 / 8
Enfermedad de Parkinson en etapa media
Información
Referencias

La etapa media de la EP se caracteriza por la aparición de síntomas discapacitantes y un deterioro progresivo en la capacidad de llevar a cabo actividades de la vida diaria (AVD).[PDF, 2017] Los pacientes empiezan a mostrar una menor respuesta al tratamiento de primera línea.[PDF, 2017]

Desde la etapa media de la enfermedad hacia adelante, el foco del tratamiento generalmente cambia hacia lograr un equilibrio óptimo entre la reducción de los síntomas motores y la minimización de la discinesia y otras complicaciones.[Reichman et al., 2015] Muchos pacientes experimentan un nivel “no problemático” de discinesia en este momento, que no requiere necesariamente tratamiento, mientras que otros elementos de la función motora se mantienen adecuadamente.[Jenner, 2015]

Jenner P. Treatment of the later stages of Parkinson’s disease – pharmacological approaches now and in the future. Transl Neurodegener 2015; 4: 3.

Parkinson’s Disease Foundation website. http://www.pdf.org/en/progression_parkinsons. Accessed February 2017.

Reichman H, Barone P, Poewe W. Progression of Parkinson’s disease and unmet needs in mid- to late-stage patients. Eur Neurol Rev 2015; 10 (2): 182–188.

Otras referencias utilizadas en la diapositiva
Goetz CG, Poewe W, Rascol O, et al. Movement Disorder Society Task Force report on the Hoehn and Yahr staging scale: status and recommendations. Mov Disord 2004; 19 (9): 1020–1028.

Hoehn MM, Yahr MD. Parkinsonism: onset, progression, and mortality. Neurology 1967; 17 (5): 427–442.

1 / 8
Enfermedad de Parkinson en etapa tardía
Información
Referencias

En las etapas avanzadas de la EP, el paciente experimenta progresión continua de los síntomas, empeoramiento del funcionamiento y fluctuaciones en la respuesta al tratamiento.[PDF, 2017] Los pacientes requieren un alto nivel de cuidados y asistencia en la mayoría de las actividades diarias, en especial en aquellas que implican movilidad y coordinación.[PDF, 2017] También pueden empezar a experimentar un deterioro de la función cognitiva, que a menudo se asocia a delirios y alucinaciones.[PDF, 2017] La inestabilidad postural empeora, lo que provoca un mayor riesgo de caídas y fracturas asociadas.[Kulisevsky et al., 2013a]

A medida que los síntomas proliferan y se vuelven más graves, los fármacos necesarios para manejarlos son cada vez más complejos.[Kulisevsky et al., 2013b] El control óptimo de los síntomas puede ser difícil sin provocar complicaciones graves, y finalmente muchos pacientes no responden al tratamiento o no pueden tolerar su medicación.[Kulisevsky et al., 2013a] En consecuencia, los pacientes experimentan periodos de tiempo con síntomas motores no controlados, como trastornos de la marcha, disfagia (dificultad para tragar) y disartria (dificultad para hablar).[Kulisevsky et al., 2013a] 

Parkinson’s Disease Foundation website. http://www.pdf.org/en/progression_parkinsons. Accessed February 2017.

Kulisevsky J, Luquin MR, Arbelo JM, et al. Advanced Parkinson’s disease: clinical characteristics and treatment (part 1). Neurologia 2013a; 28 (8): 503–521. 

Kulisevsky J, Luquin MR, Arbelo JM, et al. Advanced Parkinson’s disease: clinical characteristics and treatment (part II). Neurologia 2013b; 28 (9): 558–583.

Otras referencias utilizadas en la diapositiva
Goetz CG, Poewe W, Rascol O, et al. Movement Disorder Society Task Force report on the Hoehn and Yahr staging scale: status and recommendations. Mov Disord 2004; 19 (9): 1020–1028.

Hoehn MM, Yahr MD. Parkinsonism: onset, progression, and mortality. Neurology 1967; 17 (5): 427–442.

Sinemet® (carbidopa, levodopa). Summary of Product Characteristics. Merck Sharp & Dohme Limited, October 2017.

1 / 8
Identificación de biomarcadores de progresión de la enfermedad de Parkinson mediante cohortes observacionales
1 / 8
Cohortes observacionales de progresión de la enfermedad de Parkinson
Información
Referencias

Un estudio de cohortes es simplemente un estudio observacional en el que se hace un seguimiento de un conjunto definido de personas durante un periodo de tiempo.[Song y Chung, 2010] Una revisión, publicada en 2017, identificó 44 estudios de cohortes en enfermedad de Parkinson, algunos de los cuales se describen en la diapositiva.[Heinzel et al. 2017]
 

Heinzel S, Lerche S, Maetzler W, Berg D. Global, yet incomplete overview of cohort studies in Parkinson’s disease. J Parkinsons Dis 2017; 7 (3): 423–432.

Song JW, Chung KC. Observational studies: cohort and case-control studies. Plast Reconstr Surg 2010; 126 (6): 2234–2242.

Otras referencias utilizadas en la diapositiva
Malek N, Swallow DMA, Grosset KA, et al. Tracking Parkinson’s: study design and baseline patient data. J Parkinsons Dis 2015; 5 (4): 947–959.

Neurodegeneration research website. http://www.neurodegenerationresearch.eu/cohort/the-mayo-clinic-study-of-.... Accessed July 2018.

NorthShore website. https://www.northshore.org/neurological-institute/research-innovation/th.... Accessed July 2018.

OPDC website. http://opdc.medsci.ox.ac.uk/theme-1-clinical-cohorts. Accessed July 2018.

Parkinson’s disease Luxembourg website. https://www.parkinson.lu/index.php/en/research/pd-cohort-help-pd. Accessed July 2018.

PPMI website. PPMI-info.org. Accessed July 2018.

Roberts RO, Geda YE, Knopman DS, et al. The Mayo Clinic study of aging: design and sampling, participation, baseline measures and sample characteristics. Neuroepidemiology 2008; 30 (1): 58–69.

Szewczyk-Krolikowski K, Tomlinson P, Nithi K, et al. The influence of age and gender on motor and non-motor features of early Parkinson’s disease: initial findings from the Oxford Parkinson Disease Center (OPDC) discovery cohort. Parkinsonism Relat Disord 2014; 20 (1): 99–105.

The Parkinson’s Progression Markers Initiative (PPMI). Study Protocol. October 2015.

Tracking Parkinson’s website. https://www.trackingparkinsons.org.uk/home/about/. Accessed July 2018.

1 / 8
Estudio de envejecimiento de la Clínica Mayo en Olmsted (MCSA)
Información
Referencias

El Condado de Olmsted es un lugar ideal para la investigación epidemiológica por varios motivos.[Roberts et al. 2008]

  • La mayoría de los residentes acuden a recibir atención dentro de la comunidad de uno de estos dos proveedores: la Clínica Mayo y el Centro Médico Olmsted.
  • Ambos proveedores sanitarios utilizan un historial médico unitario que incluye toda la información ambulatoria y de ingresos de cada paciente.
  • La información del historial médico puede recuperarse fácilmente utilizando identificadores de pacientes a través del sistema de conexión de registros del Proyecto de Epidemiología de Rochester.

Los participantes fueron seleccionados aleatoriamente en la población del Condado de Olmsted utilizando un esquema de muestreo estratificado según el sexo y la edad.[Roberts et al. 2008] No se contactó para su participación con personas con diagnóstico confirmado de demencia.[Roberts et al. 2008] Las publicaciones que utilizan los datos de este estudio han sugerido que la actividad física disminuye el riesgo de demencia y que el estado de APOE ε4 aumenta el riesgo de nuevo DCL.[Krell-Roesch et ál. 2018; Pankratz et al. 2015]

Krell-Roesch J, Feder NT, Roberts RO, et al. Leisure-time physical activity and the risk of incident dementia: the mayo clinic study of aging. J Alzheimers Dis 2018; 63 (1): 149–155.

Pankratz VS, Roberts RO, Mielke MM, et al. Predicting the risk of mild cognitive impairment in the mayo clinic study of aging. Neurology 2015; 84 (14): 1433–1442.

Roberts RO, Geda YE, Knopman DS, et al. The Mayo Clinic study of aging: design and sampling, participation, baseline measures and sample characteristics. Neuroepidemiology 2008; 30 (1): 58–69.

Otras referencias utilizadas en la diapositiva
Neurodegeneration research website. http://www.neurodegenerationresearch.eu/cohort/the-mayo-clinic-study-of-.... Accessed July 2018.

1 / 8
ProbAND – Seguimiento del Parkinson
Información
Referencias

En el estudio PRoBaND, pacientes con y sin tratamiento con edades comprendidas entre los 18 y los 90 años fueron aptos para su inclusión.[Malek et al. 2015] En todos los pacientes se evaluó el estado como portador de la mutación LRRK2 y GBA, y también se hizo una detección de las mutaciones PARK2 y PINK1 los participantes con EP de inicio temprano.[Malek et al. 2015]

Malek et al. Tracking Parkinson’s: study design and baseline patient data. J Parkinsons Dis 2015; 5 (4): 947–959.

Tracking Parkinson’s website. https://www.trackingparkinsons.org.uk/home/about/. Accessed July 2018.

1 / 8
Centro de Enfermedad de Parkinson de Oxford (OPDC)
Información
Referencias

Se incorporaron participantes de 11 clínicas de neurología en un área definida del sur de Inglaterra entre septiembre de 2010 y septiembre de 2014.[Lawton et ál. 2015; Szewczyk-Krolikowski et al. 2014] Los controles sanos se incorporaron de entre los cónyuges y los amigos de los participantes con EP.[Szewczyk-Krolikowski et al. 2014] Los participantes en el grupo en riesgo se definieron como parientes en primer grado de los pacientes con EP, y un grupo más pequeño de pacientes con trastorno de comportamiento del sueño REM diagnosticados mediante polisomnografía.[Szewczyk-Krolikowski et al. 2014] Los datos de este estudio sugieren que puede haber cinco subgrupos de pacientes con EP diagnosticada recientemente:[Lawton et ál. 2015]

  1. enfermedad motora y no motora leve
  2. postura, marcha, cognición y olfato deficientes e hipotensión postural
  3. temblor grave
  4. bienestar psicológico deficiente, trastorno del comportamiento del sueño y sueño
  5. enfermedad motora, no motora y cognitiva grave, con bienestar psicológico deficiente

Lawton M, Baig F, Rolinski M, et al. Parkinson’s disease subtypes in the Oxford Parkinson Disease Centre (OPDC) discovery cohort. J Parkinsons Dis 2015; 5 (2): 269–279. 

Szewczyk-Krolikowski K, Tomlinson P, Nithi K, et al. The influence of age and gender on motor and non-motor features of early Parkinson’s disease: initial findings from the Oxford Parkinson Disease Center (OPDC) discovery cohort. Parkinsonism Relat Disord 2014; 20 (1): 99–105.

Otras referencias utilizadas en la diapositiva:

Otras referencias utilizadas en la diapositiva
Heinzel S, Lerche S, Maetzler W, Berg D. Global, yet incomplete overview of cohort studies in Parkinson’s disease. J Parkinsons Dis 2017; 7 (3): 423–432.

OPDC website. http://opdc.medsci.ox.ac.uk/theme-1-clinical-cohorts. Accessed July 2018.

1 / 8
¿Qué es la Iniciativa de Marcadores de Progresión de Parkinson (PPMI)?
Información
Referencias

La Iniciativa de Marcadores de Progresión de Parkinson (Parkinson Progression Marker Initiative, PPMI) es un estudio exhaustivo, observacional e internacional diseñado para identificar biomarcadores de progresión de la EP.[PPMI, 2011] El objetivo del estudio es mejorar el conocimiento de las causas de la EP y proporcionar herramientas para potenciar los futuros ensayos clínicos de posibles tratamientos.[PPMI, 2011] 

La cohorte de PPMI consta de aproximadamente 400 pacientes con un diagnóstico reciente de EP y 200 participantes de control sanos.[PPMI, 2011] Estas personas han estado bajo seguimiento durante varios años, durante los cuales se ha medido una amplia gama de biomarcadores clínicos, de imagen y biológicos utilizando métodos estandarizados en 33 centros de EE. UU., Europa y Australia.[PPMI, 2018] 

Al comparar los biomarcadores de los pacientes con EP con los de los participantes de control “sanos”, los investigadores esperan poder identificar marcadores que predigan resultados clínicos importantes en EP, como el deterioro cognitivo temprano.[Skogseth et al., 2015]

Parkinson Progression Marker Initiative. The Parkinson Progression Marker Initiative (PPMI). Prog Neurobiol 2011; 95 (4): 629–635.

PPMI website. PPMI-info.org. Accessed July 2018.

Skogseth RE, Bronnick K, Pereira JB, et al. Associations between cerebrospinal fluid biomarkers and cognition in early untreated Parkinson’s disease. J Parkinsons Dis 2015; 5 (4): 783–792. 

Otras referencias utilizadas en la diapositiva
The Parkinson’s Progression Markers Initiative (PPMI). Study Protocol. October 2015.

1 / 8
Inscripción de pacientes en el ensayo PPMI
Información
Referencias

La Iniciativa de Marcadores de Progresión de Parkinson (Parkinson Progression Marker Initiative, PPMI) comprende una mezcla de personas con EP, junto con controles sanos.[PPMI, 2018] Se analizarán los genomas de los 600 participantes para identificar hasta qué puntos ciertos genes están asociados a EP o a resultados específicos relacionados con EP.[PPMI, 2018]
La mayoría de los participantes con EP que se han inscrito en el estudio (n = 423) se conocen como pacientes de novo, lo que significa que, hasta el momento, no han tomado ninguna medicación.[PPMI, 2018] La incorporación de pacientes sin tratar permite a los investigadores explorar la naturaleza de la EP, antes de aliviar los síntomas utilizando tratamientos farmacológicos.[PPMI, 2018]
Una de las cohortes de PPMI (n = 64) incluye a pacientes con un diagnóstico inicial de EP, pero que no han demostrado ninguna evidencia de menor actividad relacionada con la dopamina en el cerebro, y estas personas se clasifican como “exploraciones sin evidencias de déficit dopaminérgico” o “SWEDD”.[PPMI, 2018] Se ha hecho un seguimiento de estos pacientes durante un periodo de 2 años más corto, con el objetivo de compararlos con pacientes más típicos con EP que muestran déficit de dopamina, así como con participantes de control sanos.[PPMI, 2018]

PPMI website. PPMI-info.org. Accessed July 2018.

1 / 8
Resultados preliminares del estudio PPMI
Información
Referencias

Como resultado de la Iniciativa de Marcadores de Progresión de Parkinson (PPMI), se han identificado varios biomarcadores prometedores.[PPMI, 2018]
Se llevó a cabo una comparación del líquido cefalorraquídeo (LCR) entre, (a) pacientes con EP que padecen deterioro cognitivo leve en el momento de la inscripción, (b) pacientes con EP que estaban intactos cognitivamente y (c) participantes de control sanos que estaban intactos cognitivamente.[Skogseth et al., 2015] Un nivel más bajo de α-sinucleína en el LCR se asoció a una peor cognición general, especialmente en relación con los dominios de atención ejecutiva.[Skogseth et al., 2015] Esto sugiere que la α-sinucleína podría desempeñar un papel en el desarrollo de deterioro cognitivo en la EP.[Skogseth et al., 2015]

Kang y sus colaboradores evaluaron los biomarcadores de LCR específicamente en participantes de novo con EP, es decir, aquellos que todavía no habían recibido ninguna medicación para su trastorno.[Kang et al., 2013] Hallaron varios biomarcadores asociados a la EP (amiloide β, total-tau, tau fosforilada181y α-sinucleína).[Kang et al., 2013] Los autores propusieron que estos biomarcadores podrían utilizarse potencialmente para facilitar un diagnóstico de EP durante sus etapas tempranas.[Kang et al., 2013]

Kang JH, Irwin DJ, Chen-Plotkin AS, et al.; Parkinson’s Progression Markers Initiative. Association of cerebrospinal fluid β-amyloid 1-42, t-tau, p-tau181, and α-synuclein levels with clinical features of drug-naive patients with early Parkinson disease. JAMA Neurol 2013; 70 (10): 1277–1287.

PPMI website. PPMI-info.org. Accessed July 2018.

Skogseth RE, Bronnick K, Pereira JB, et al. Associations between cerebrospinal fluid biomarkers and cognition in early untreated Parkinson’s disease. J Parkinsons Dis 2015; 5 (4): 783–792. 

1 / 8
Pronóstico de la enfermedad de Parkinson
1 / 8
Pronóstico de la enfermedad de Parkinson
Información
Referencias

A pesar de la discapacidad grave que causa en muchas personas, la EP no se considera una patología mortal.[Parkinson, Reino Unido, 2017] 
La figura de la diapositiva muestra el curso de la EP en cinco grupos de pacientes que desarrollaron la enfermedad con diferentes edades, de los más jóvenes (24-53 años, izquierda) a los mayores (73-80 años, derecha).[Kempster et al., 2010]

Como se muestra en la figura, una aparición de la EP a una edad más joven suele asociarse a un curso de la enfermedad más largo, en comparación con quienes desarrollan la enfermedad en un momento posterior de la vida.[Kempster et al., 2010] Aunque la tasa de progresión puede variar enormemente entre las personas durante las etapas más tempranas de la EP, la etapa tardía tiende a caracterizarse con una progresión más fija y rápida al propagarse la enfermedad a las regiones corticales del cerebro.[Kempster et al., 2010]
 

Kempster PA, O’Sullivan SS, Holton JL, et al. Relationships between age and late progression of Parkinson’s disease: a clinico-pathological study. Brain 2010; 133 (Pt 6): 1755–1762.

Parkinson’s UK website. www.parkinsons.org.uk. Accessed Feb 2017.

Otras referencias utilizadas en la diapositiva
Eggers C, Pedrosa DJ, Kahraman D, et al. Parkinson subtypes progress differently in clinical course and imaging pattern. PLoS One 2012; 7 (10): e46813.

Fernandes GC, Socal MP, Schuh AF, Rieder CR. Clinical and epidemiological factors associated with mortality in Parkinson’s disease in a Brazilian cohort. Parkinsons Dis 2015; 2015: 959304.

Williams-Gray CH, Mason SL, Evans JR, et al. The CamPaIGN study of Parkinson’s disease: 10-year outlook in an incident population-based cohort. J Neurol Neurosurg Psychiatry 2013; 84 (11): 1258–1264.

Wolters E, de Munter H, Steinbusch. Parkinson’s disease. In: Wolters & Baumann (eds). Parkinson Disease and Other Movement Disorders. VU University Press, 2014.

1 / 8
Pronóstico a largo plazo: Estudio multicéntrico de Sídney
Información
Referencias

Aunque la EP no se considera una enfermedad mortal, sus síntomas aumentan el riesgo de comorbilidades potencialmente mortales.[Hely et al., 2005; Parkinson’s UK, 2017] Se halló que los pacientes con EP que se inscribieron en el Estudio multicéntrico de Sídney tenían casi el doble del riesgo de muerte 15 años después, en comparación con la población general.[Hely et al., 2005] Más de la cuarta parte de todos los pacientes (27 %) del estudio murieron por neumonía.[Hely et al., 2005] 

Las principales causas de discapacidad en el Estudio multicéntrico de Sídney a los 15 y 20 años de seguimiento fueron: caídas, asfixia, trastorno autónomo, síntomas neuropsiquiátricos y demencia.[Hely et al., 2005; Hely et al., 2008] La demencia fue más prevalente a los 20 años que a los 15 años (83 % frente a 48 %, respectivamente).[Hely et al., 2005; Hely et al., 2008] Desafortunadamente, ninguno de estos síntomas responde bien al tratamiento dopaminérgico.[Hely et al., 2005]
 

Hely MA, Morris JG, Reid WG, Trafficante R. Sydney multicenter study of Parkinson’s disease: non-L-dopa-responsive problems dominate at 15 years. Mov Disord 2005; 20 (2): 190–199.

Hely MA, Reid WG, Adena MA, et al. The Sydney multicenter study of Parkinson’s disease: the inevitability of dementia at 20 years. Mov Disord 2008; 23 (6): 837–844.

Parkinson’s UK website. www.parkinsons.org.uk. Accessed Feb 2017.

Otras referencias utilizadas en la diapositiva
Coelho M, Marti M, Tolosa E, et al. Late-stage Parkinson’s disease: the Barcelona and Lisbon cohort. J Neurol 2010; 257: 1524–1532.

1 / 8
Influencia de las comorbilidades en el pronóstico de la enfermedad de Parkinson
Información
Referencias

La EP se produce predominantemente en personas de edad avanzada, que frecuentemente tienen comorbilidades.[von Campenhausen et al., 2005; Macleod et al., 2016] Un estudio reciente, que hizo un seguimiento de pacientes con EP durante un periodo de 12 años, llegó a la conclusión de que tener un mayor nivel de comorbilidad durante las etapas más tempranas de la EP (0-4 años desde el diagnóstico/la incorporación) aumentaba la probabilidad de muerte temprana.[Macleod et al., 2016] Sin embargo, más allá de los 4 años, pareció haber poca diferencia en la cantidad de comorbilidad en la población.[Macleod et al., 2016] Las muertes que se producen durante la EP en etapa temprana suelen estar provocadas por otros factores (p. ej., enfermedad cardiovascular) más que por la propia EP, ya que los síntomas de EP durante este periodo tienden a ser leves, fácilmente controlados y con pocas probabilidades de tener efectos adversos graves sobre la salud.[Macleod et al., 2016]

El estudio también recomendó el Índice de Comorbilidades de Charlson (ICC)[Charlson et al., 1987] como la herramienta más adecuada para medir la comorbilidad en pacientes con EP; es más rápida de usar y produce resultados más consistentes que otros métodos de evaluación disponibles actualmente.[Macleod et al., 2016]

Charlson ME, Pompei P, Ales KL, MacKenzie CR. A new method of classifying prognostic comorbidity in longitudinal studies: development and validation. J Chronic Dis 1987; 40 (5): 373–383.

Macleod AD, Goddard H, Counsell CE. Co-morbidity burden in Parkinson’s disease: comparison with controls and its influence on prognosis. Parkinsonism Relat Disord 2016; 28: 124–129. 

von Campenhausen S, Bornschein B, Wick R, et al. Prevalence and incidence of Parkinson’s disease in Europe. Eur Neuropsychopharmacol 2005; 15 (4): 473–490.

1 / 8
Deterioro cognitivo y demencia en la enfermedad de Parkinson
Información
Referencias

La presencia de deterioro cognitivo leve en EP se asocia a demencia posterior.[Janvin et al., 2006] De hecho, los pacientes con EP tienen un riesgo casi seis veces mayor de desarrollar demencia, en comparación con los controles sanos.[Aarsland et al., 2001] El deterioro cognitivo reduce la calidad de vida general y puede, en última instancia, hacer que una persona afectada sea ingresada en una residencia de ancianos.[Janvin et al., 2006]

Un estudio comunitario llevado a cabo en Cambridgeshire, Reino Unido, incorporó a nuevos casos de EP e hizo un seguimiento de ellos durante varios años para identificar los factores asociados al desarrollo posterior de demencia.[Williams-Gray et al., 2007] Además de la edad avanzada, los factores de riesgo incluyeron fenotipo motor con temblor no dominante, síntomas motores más graves y un peor rendimiento en diversas pruebas de función cognitiva (fluidez semántica; copia del pentágono; memoria de reconocimiento espacial; y función ejecutiva).[Williams-Gray et al., 2007] Los pacientes con fenotipo motor con temblor no dominante tuvieron >4 veces más probabilidades de desarrollar demencia que los pacientes con temblor dominante, lo que refleja quizá la progresión más rápida de la EP en el primer grupo.[Aarsland et al., 2004; Williams-Gray et al., 2007]

Aarsland D, Andersen K, Larsen JP, et al. Risk of dementia in Parkinson’s disease: a community-based, prospective study. Neurology 2001; 56 (6): 730–736.

Aarsland D, Andersen K, Larsen JP, et al. The rate of cognitive decline in Parkinson disease. Arch Neurol 2004; 61: 1906–1911.

Janvin CC, Larsen JP, Aarsland D, Hugdahl K. Subtypes of mild cognitive impairment in Parkinson’s disease: progression to dementia. Mov Disord 2006; 21 (9): 1343–1349.

Williams-Gray CH, Foltynie T, Brayne CE. Evolution of cognitive dysfunction in an incident Parkinson’s disease cohort. Brain 2007; 130 (Pt 7): 1787–1798.

1 / 8
Estadio de Braak y estado cognitivo de pacientes con enfermedad de Parkinson
Información
Referencias

La función cognitiva parece disminuir de forma constante a medida que la EP progresa por los seis estadios de Braak.[Braak et al., 2005] Un estudio holandés recopiló datos de función cognitiva de pacientes con EP.[Braak et al., 2005] Los investigadores realizaron autopsias en los cerebros de los participantes del estudio para evaluar el grado de neurodegeneración y patología de Lewy.[Braak et al., 2005] Hallaron que los mayores niveles de neuropatología, definidos en términos de estadios de Braak, se correlacionaban significativamente con las puntuaciones del mini examen del estado mental (Mini-mental state examination [MMSE] una prueba de funcionamiento cognitivo) de 12-18 meses antes de la muerte del paciente.[Braak et al., 2005] La puntuación media del MMSE disminuyó constantemente del estadio de Braak 3 al 6, lo que señala que el riesgo de desarrollar demencia en EP aumenta al progresar la enfermedad.[Braak et al., 2005]

El estudio también sugirió que la neurodegeneración en la neocorteza no es estrictamente necesaria para desarrollar síntomas de demencia; algunas personas experimentarán un deterioro cognitivo antes de que la enfermedad se propague a las regiones corticales del cerebro.[Braak et al., 2005]

Braak H, Rüb U, Jansen Steur ENH, et al. Cognitive status correlates with neuropathologic stage in Parkinson disease. Neurology 2005; 64 (8): 1404–1410.

1 / 8
Enfoque clínico durante la enfermedad de Parkinson en etapa tardía
Información
Referencias

Durante la EP en etapa tardía, la capacidad de los pacientes para controlar sus síntomas disminuye a medida que su medicación dopaminérgica se vuelve menos eficaz.[Kulisevsky et al., 2013; Hussain et al., 2013] Esta falta de control de los síntomas puede causar una discapacidad mental y física grave debido a la variedad de síntomas motores y no motores que se desarrollan durante la EP en etapa tardía.[Kulisevsky et al., 2013; Hussain et al., 2013] Estos síntomas pueden ser una fuente de sufrimiento emocional tanto para el paciente como para sus cuidadores.[Boersma et al., 2014; Kulisevsky et al., 2013; Hussain et al., 2013] 

Aunque los médicos pueden tener la tentación de proporcionar tratamientos adicionales a los regímenes existentes con el fin de combatir los síntomas de la etapa tardía, uno de los objetivos de tratar la EP avanzada es realmente simplificar el tratamiento global.[Kulisevsky et al., 2013] El objetivo aquí es reducir algunos de los efectos adversos de los tratamientos farmacológicos, como somnolencia, confusión, agitación y alucinaciones.[Kulisevsky et al., 2013]

Boersma I, Miyasaki J, Kutner J, Kluger B. Palliative care and neurology: time for a paradigm shift. Neurology 2014; 83 (6): 561–567.

Kulisevsky J, Luquin MR, Arbelo JM, et al. Advanced Parkinson’s disease: clinical characteristics and treatment. Part II. Neurologia 2013; 28 (9): 558–583.

Hussain J, Adams D, Campbell C. End-of-life care in neurodegenerative conditions: outcomes of a specialist palliative neurology service. Int J Palliat Nurs 2013; 19 (4): 162–169.

Country selection
We are registering that you are located in Brazil - if that's correct then please continue to Progress in Mind Brazil
You are leaving Progress in Mind
Hello
Please confirm your email
We have just sent you an email, with a confirmation link.
Before you can gain full access - you need to confirm your email.
The information on this site is exclusively intented for health care professionals.
All the information included in the Website is related to products of the local market and, therefore, directed to health professionals legally authorized to prescribe or dispense medications with professional practice. The technical information of the drugs is provided merely informative, being the responsibility of the professionals authorized to prescribe drugs and decide, in each concrete case, the most appropriate treatment to the needs of the patient.
Congress
Register for access to Progress in Mind in your country